FavoriteLoadingAdd to favorites

 La Escalofriante Viuda Negra Arabe

written by: Cornelia Paun Heinzel

 

Leila soñaba feliz. “Esta es la tierra prometida y esta es la época de la historia más maravillosa posible de la humanidad. Mis conocidos residentes árabes viven en Francia por una larga temporada, aunque tienen tanto talento como yo con los engaños y estafas, incluso aquellos que viven en los Estados Unidos estando en riesgo de pobreza”. Pero aquellos de nosotros que estamos establecidos en esta tierra maravillosa, son los empresarios más ricos que pagan, yo tengo más de cincuenta apartamentos y negocios que los tontos hombres rumanos, ingenuos y engañados por mí. Yo nunca he pagado y ahora tampoco voy a pagar ningún impuesto, además tengo una pensión del Estado sin necesidad de trabajar en toda mi vida, solo trabaje cuando era prostituta en Libia, pero esos años no contribuyeron a mi pensión. Fueron unos años negros para mí, mi madre murió cuando yo era pequeña, nunca conocí a mi padre, parecía que había sido el fruto de una noche de aventura de mi madre con un ladrón turco perezoso, perdido en tierras árabes. Pareciera que había heredado una parte de su talento y había sido útil para mí. Cuando era pequeña me reclutaron en un burdel, con solo ocho años. Fue entonces cuando aprendí lo que significaba la violencia y la crueldad de los hombres árabes, como yo, que a pesar de ser árabe de origen, lo odiaría siempre hasta la muerte. Empecé mi vida sexual tras una violación agresiva, después de la cual estuve inconsciente durante varios días seguidos. Cuando desperté me llevaron los primeros clientes –unos viejos pervertidos y violentos que hicieron de mi vida una pesadilla continua de la que nunca pensé que podría escapar-. La suerte me sonrío cuando tras pasar la puerta del burdel un borracho sin saber qué hacer, era Vasile, un rumano que llegó con un grupo de constructores que llegaron a Libia para trabajar. Vasile estaba casado y tenía dos hijos, para ganar más dinero para su familia, decidió trabajar fuera de su país. Para su trabajo el recibía un dinero en Libia y la familia recibía su salario en Rumanía, para proporcionarle una vida mejor. Por otra parte constantemente les mandaba regalos, alimentos y ropa, artículos de decoración de origen árabe. El hecho de que no estaban juntos, era un sacrificio que estaba haciendo para tener unas mejores condiciones de vida. Vasile trabajaba de la mañana hasta la noche, al igual que sus compañeros, por lo que tenía pocas oportunidades de entretenimiento. Erróneamente fue al burdel, el hombre fue enviado a Leila, en su país de origen no había estado en un lugar así, en su país no existían. La ley no permitía el funcionamiento de estas prácticas y la ley no se violaba para practicar dicha actividad en secreto.
Por otra parte, Vasile amaba a su esposa y no sentía ninguna necesidad de engañar a su mujer. Pero ahora, estaba solo desde hacía cinco año, desde que llegó a Libia y estaba borracho. Todavía no era consciente de lo que estaba ocurriendo, Vasile tenía la sensación de que había caído en los brazos de la sensual Scheherazade. El encanto de la mujer árabe, su experiencia con los hombres, representaba algo nuevo para él. Pensó que parecía estar dentro de unos de los cuentos fascinantes de “Las mil y una noches”. Leila también se sorprendió del comportamiento del hombre, nunca nadie la había respetado antes y ningún hombre había sido amable con ella como Vasile. Así que no todos los hombres son como mis compatriotas, pensó la mujer. Los rumanos son gentiles, educados y saben cómo comportarse con una mujer, incluso con una como yo. En los días siguientes, Vasile fue con regularidad yendo como cliente frecuente de Leila. Incluso comenzó a conversar con ella, porque durante el trabajo había aprendido un poco de árabe, tanto como para entender a los que hablaban ese idioma. Leila fue el motivo que le impulsó a mejorar este idioma, la atracción que ejercía la mujer sobre él era mortal. No podía renunciar a ella. Vasile se había olvidado de su esposa y de sus hijos, de su tierra natal, de sus parientes, de todo lo que le unía al pasado. Vivía solo el presente junto a Leila. Los días los pasaba trabajando con celo, mientras que sus pensamientos eran para Leila, la mujer que había robado su corazón y su mente, porque sus pensamientos eran solo para la mujer árabe. Era una mujer de treinta y cinco años, no era una belleza, pero tenía el encanto asiático, pero para Vasile era muy atractiva. Con el pelo teñido de rojo brillante, con una nariz prominente, labios gruesos, Leila parecía una princesa árabe sensual de los cuentos árabes orietnales. A Vasile estaba empezando a gustarle las tierras árabes lejanas. Aunque ni había pensado en volver a su casa, a su país, donde no iba ni siquiera en vacaciones. Pero cuando llego la revolución, tuvo que regresar en su país. Pero no podía volver solo, siempre estaría ligado a Leila y no podía concebir la vida sin ella. Por lo que le propuso a la mujer que lo acompañara a ir con él. Leila sabía que estaba envejeciendo y que su vida era cada vez más difícil. Las mujeres de edad avanzada en su situación generalmente terminaban trágicamente. Vasile representaba su tabla de salvación para ella. Pero era difícil deshacerse de sus patronos del burdel. Si ellos hubieran sabido que pensaba hacer ella, la habrían sacrificado inmediatamente. Ella debía planificar en todo detalle la fuga, su fuga del burdel. La ocasión apareció con la fiesta, cuando todos los musulmanes iban a rezar en la mezquita, excepto Alí, el hombre era viejo, delgado y bastante estúpido. Leila fue hacia el hombre, girando alrededor de él, lanzándole miradas traviesas y lo golpeó fuertemente con una barra de hierro que escondía en sus manos detrás de ella. A continuación salió fuera y busco un taxi para ir al aeropuerto, donde Vasile la estaba esperando con dos billetes de avión para ir hasta Bucarest, Rumanía. El camino le pareció corto a la mujer. En la capital se alojaron en un hotel de segunda categoría, más barato. El apartamento estaba habitado por la esposa de Vasile y sus dos hijos, y según la ley socialista, no había ninguna posibilidad, ningún derecho sobre el apartamento, los niños tenían prioridad, desde que había iniciado el divorcio mientras estaban en el extranjero. Los siguientes días encontraron un apartamento donde vivir de alquiler. Vasile buscó un abogado que lo representase durante el proceso de separación y contrato a una joven mujer, muy astuta que le hizo una propuesta. -Yo sé que hay muchos jueces, que si usted paga bien, va a valorarlo. -Pero los niños son para la madre, no puedo conseguir el apartamento –dijo el hombre. -Eso fue en la época de Ceausescu. Ahora, quien paga, gana. Y la mujer mantuvo su palabra, obtuvo el apartamento y su esposa e hijos fueron desahuciados. Vasile debía darles una parte de dinero, unos cien mil. -Es una gran cantidad de dinero –dijo Vasile. -No hay problema, voy a aplazar el proceso, la devolución tendrá la duración desde que empiece, así que le va a favorecer mediante la extensión de la fecha límite –dijo la abogada – No cuesta nada, pero merece la pena. Va a ganar diez veces más. Leila se hizo amiga de la señorita Adina, intuyó que era tan inteligente como ella. La  mujer sabía cómo manejar la situación. Había venido desde el campo y había ido a una universidad privada famosa de “Mente y Espíritu” hecha para el éxito. Logró encontrar la ramificación para poder concursar y ocupar el puesto adecuado. Con los antiguos profesores de los centros privados, funcionaban como jueces que sabían cómo resolver los problemas. Solo era una estudiante y tenía experiencia en aprobar los exámenes sin tener que aprender algo de ellos, ya que nunca lo había hecho. Y por supuesto, a continuación, compitió para obtener la licencia para ocupar el puesto de abogado. Adina trabajó duro en el supermercado para pagar los exámenes y concursos  porque su madre, que estaba sin empleo, no la podía ayudar, como hacían otros padres. Leila pensó que Adina había tenido una vida como la suya. Entre las mujeres cuajó una unión fuerte. Los procesos duraron hasta los cien mil que Vasile debía darle a su esposa e hijo. Leila reivindicando preparó una bolsa de monedas. Ahora era el momento de poner en marcha los negocios y Adina podía ayudarle con trucos que conociese, podría eludir la ley  y no pagar impuestos, tenía ventajas únicas con una ganancia máxima posible. Entonces Leila pensó soñadora: “Esta es una tierra de oportunidades, puedes ganar dinero sin tener que trabajar duro”, solo mediante el engaño que era innato en ella, el truco, el robo, el engaño era parte de ella misma, era una característica suya, al igual que muchos de mis compatriotas en este país que había convertido a empresarios muy ricos. “Los que emigraron a Francia estaban en riesgo de pobreza y en Estados Unidos apenas lograban sobrevivir. Pero allí, como en mi país de origen las leyes ahora eran más estrictas”. Leila convertida en experta en la dirección de su negocio con su marido, pero pronto empezaron los problemas, la compañía era más rentable para ellos, ganaban más dinero tanto que el éxito de Vasile con las mujeres creció. Su secretaria, una hermosa rubia siempre le echaba miradas delicadas, sin ningún recato, a la cara de ella, de su esposa. La mujer contable, una mujer morena, alta, que constantemente buscaba al patrón para trabajar juntos, Leila sabía que Vasile era un hombre que no podía resistirse a las tentaciones de una mujer. Ella actuó de esa manera hasta que lo acabo conquistando. Últimamente tenía problemas, ella se ponía nerviosa porque Vasile siempre faltaba en casa. - Estoy ocupado como siempre – le explicaba el hombre. Pero no fue suficiente. Su secretaria, su contable y otros empleados los observaban, incluso a ella misma. Con las mujeres de negocios que entraban en contacto con Vasile, era difícil seguirle la pista. Las bellas y atractivas eran jóvenes y Leila empezó a sentir el gusano de la envidia, día a día, ese sentimiento crecía. -Tengo que hacer algo, no puedo seguir así, se lo que es una vida insegura, no quiero dejarlo en las manos de otros, un detective, por supuesto me voy a explicar cómo son las cosas y que decisiones debo tomar – Leila abrió su ordenador portátil, conectándose a Internet para buscar una agencia de detectives, no era difícil en absoluto, pero la cantidad de dinero que pedían eran demasiado grande, pero valdría la pena. Más de dos horas, Leila estaba en la sede de la agencia de detective, dando los detalles relacionados con sus intereses. -Quiero saber dónde va mi marido, con quien se encuentra, dónde, por cuánto tiempo y lo que esté haciendo ese tiempo, y si es posible, me gustaría tener fotografías como prueba –dijo la mujer enfadada. El Sr. Isopescu le llamó a los poco días. -Tengo noticias para usted. Nos encontraremos en el restaurante Edelweiss, a la una –dijo el hombre con seriedad. El restaurante estaba cerca a la sede de Excro Internacional, la firma de la familia Liga. Leila esperaba con impaciencia el encuentro, desde el momento en que recibió la llamada,  consideró que el flujo del tiempo era muy difícil en ese momento, como si entrase en el laberinto de Mynos y no tenía ninguna escapatoria. Pero llegaría pronto y volvería a reencontrarse con el detective. -El Sr. Vasile tiene muchos encuentros empresariales con muchas damas, son estas –el hombre le entregó una lista de nombres de mujeres y un paquete de fotos donde estaban ellos, señaló los nombres con el lápiz. “Dios, que hermosas son” –pensó Leila- “Todas, una a una”. -Con esta se reúne la mayor parte del tiempo, no solo se dedicaban al negocio –explicó el hombre, extendiendo algunas fotos de la mujer. Una de ellas era en la playa de Mamaia y el modo de comportarse no parecía de ninguna manera la forma de hombres de negocios. Leila recordó que la semana pasada Vasile se había ido por negocios en Constanza. A continuación, la foto de un restaurante, donde los dos se besaban en la reunión, unas cuantas fotos con los dos delante de una villa de lujo. - Es la casa de la mujer, Carla Holstein, una mujer judía –dijo Isopescu  mostrando una foto de una mujer hermosa, rubia con los ojos azules como el mar. - “Señor, que atractiva es” –pensó Leila – por supuesto que Vasile no puede resistirse a sus encantos, ahora entiendo porqué está tan soñador últimamente, como en el periodo en el que me encontró en el burdel. -Quiero seguir –determinó Leila – Continúe, le pagaré, deseo firmar un contrato con su empresa de detectives. La mujer se fue rápidamente a su casa y comenzó a examinar las cosas que trajo de su país de origen. Hurgó en cajas con botellas, polvos y pociones hechas en oriente. Aprendió como nadie como se utilizaba cada sustancia, de su vieja amiga Aysha. Cuando tomaba sus pociones podía hacer de todo, con todo. Solo cuando atraía a los hombres, los utilizaba al máximo. Cuando quería aturdir a uno o quería dormir a otro por un tiempo o para siempre, nadie sabía mejor que Leila lo que hacía. Las plantas asiáticas hacían su efecto de una forma rápida y sin temor al fracaso. Leila pensó que podía obtener nuevos materiales de algunas empresas árabes en la capital, simplemente tenía que hacer una lista de lo que necesitaba y ver quien se los traía del país. “Esta es mi solución para resistir. Necesito escapar de Vasile para permanecer firme y en el apartamento. Si de alguna manera lo dejaban, porque podía estar peor en la calle que en tierras árabes”. Cuando era más joven tuve la oportunidad de sobrevivir. Ahora, sin embargo, debía usar otros talentos de los que estaba dotada –pensó la mujer. Voy a dejar caer poco a poco gradualmente hasta que pueda finalmente deshacerme de Vasile, tengo que sobrevivir, debo luchar por mi vida –se decía Leila- “Soy una luchadora y no me dejaré derrotar por ningún hombre, nunca más. Sea Vasile o cualquier otro”. Vasile llamó por la noche. - Tengo trabajo en la empresa y no puedo regresar a casa por la noche, voy a trabajar todo el tiempo –dijo el hombre con inquietud. -Se que lo haces –dijo Leila.
Llamo al detective para seguir los pasos de su marido. Por supuesto, que iría a ver a Carla. A  la mañana siguiente Leila iría al despacho de detectives. -Has trabajado muchísimo –le dijo la mujer, sosteniendo la taza de rosas color de rosa, en la cual había vertido unas gotas de licor de la botella que tenía guardada en el bolsillo. Ella espero cuidadosamente mientras observaba como el hombre se tomaba el café. Vasile bebió el líquido, animado por la charla de la mujer, no necesariamente porque quisiera el café, sino más bien para darle placer a la esposa engañada de  la cual se sentía en deuda. - No me siento demasiado bien, tengo palpitaciones y no puedo respirar –dijo el hombre. - Te lo parece a ti, es solo una impresión, estas cansado, has trabajado duro toda la noche, pero… bebe un poco de agua fría –la mujer le sirvió agua mineral en un vaso de cristal transparente y se lo dio al hombre- Sal y respira un poco de aire fresco en la terraza –le dijo Leila mientras abría la puerta del balcón. Vasile volvió, pensar en Carla le tranquilizó y le hizo feliz por un momento. Entonces oyó la voz de Leila y la tensión volvió a crecer. La sangre subió a sus mejillas de nuevo. Su corazón comenzó a latir de nuevo rápidamente. Durante las siguientes semanas, Leila colocó en los alimentos y las bebidas consumidas por Vasile, sus mezclas. “A mí no me vas a engañar” –dijo Leila como de costumbre. Acababa de terminar un contrato lucrativo a largo plazo, en la empresa en la que trabajaba, como celebración del término de las negociaciones, el propietario abrió el champán. Leila cogió el primer vaso, introdujo el polvo que llevaba en su bolso y lo entregó a Vasile, luego cogió un vaso lleno. Observo como Vasile se mareó, tropezó y cayó. Se acercó a él para aguantarlo. El hombre se apoyo sobre ella. -Rápido, ayúdame. Creo que tiene un ataque al corazón –gritó Leila desesperadamente. El personal médico llegó en quince minutos. El médico comenzó la maniobra de reanimación. Sin éxito. - No podemos hacer nada, está muerto –dijo el doctor. - No me engañe –dijo Leila, mientras estalló en un llanto histérico. “El negocio ahora es mío. Seré multimillonarios”. Pidió a la abogada para que redactase los actos de herencia de la propiedad. - Si quieres ayudarme –rogó a Adina – En mi escalera hay un vecino que vive solo, sus hijos trabajan en el extranjero. Creo que podemos hacernos con su apartamento para nosotras. Si trato de conquistarlo, no tengo ninguna posibilidad. Soy demasiado joven para él. Podría dudar por si quiero engañarlo, pero si tú te presentas como una rica extranjera, la reacción del hombre sería distinta. - Claro que sí, voy a coger el abrigo del viejo, podemos echarlo a perder sin que nadie se dé cuenta de nada. ¿Puedes presentarnos esta noche? -Le pregunto a Leila. El señor Troiescu estaba encantado en conocer una mujer árabe. Él trato de hablar de literatura, música y de historia, todo lo que sabía de la historia de Asia. Leila se mostró encantada cuando el hombre ingenuo pensó que conquistaría a las asiáticas con su inteligencia, sus conocimientos, como hombre culto que era. “Ven que soy diferente” –pensó el hombre alegremente.
Leila lo visitó frecuentemente en los días siguientes. Preparaba café y le llevaba pasteles comprados en una confitería, donde poderle ofrecer sin cesar gotas de sus pociones árabes. -Son orientales, son hechos por mí, mi madre me enseñó a cocinar, antes de casarme –explicaba la mujer. El señor Troiescu estaba en el séptimo cielo, se enamoro con un loco, estaba viviendo una segunda juventud. Parecía que no se había enamorado nunca, ni siquiera de su esposa. Sin embargo, se sentía muy cansado, a menudo tenía palpitaciones y con dificultad para respirar. “La edad, que se le va a hacer –se decía el hombre- buena suerte con Leila”. -Debes tener un contrato firmado por el hombre viejo –le dijo Adina, la abogada- debes pedirle que firme un contrato de arrendamiento. En los días siguientes Leila le propuso al viejo irse con él. -Puedo cuidar mejor de ti y así estaré constantemente contigo –le dijo la mujer, pero como no estamos casados, quiero que sea de una forma legal, nosotros firmamos un contrato de arrendamiento y no hay ningún problema.
La propuesta para unirse a Leila para todo el tiempo, después de pasar tanto tiempo solo desde que su esposa murió y sus hijos se habían ido a trabajar al extranjero le pareció tentador. Habría podido hacer cualquier cosa por ello, pero sin embargo, ¿firmar un contrato de arrendamiento y nada más?, “la mujer me ama y -Yo firmaré seguro –dijo Troiescu, mientras con el lápiz esbozaba su nombre sobre el papel. Al día siguiente el médico de urgencias declaraba la muerte del hombre. El corazón, la vejez por supuesto y las mujeres encontraron un inquilino para la casa del viejo. -Me gusta –dijo Leila- ¿Conoces entre tus clientes a posibles víctimas? Yo no conozco a ningún otro anciano. -En mi empresa de compraventa de viviendas vienen suficientes clientes. Hoy me he encontrado con un oficial que estaba solo. Pero el negocio está si se hace pareja, podemos hacer que se pierda –dijo la mujer. Las mujeres fueron de cliente en cliente y el negocio funcionó sin problemas, continuando hasta el día de hoy.
- “En mi caso, no puedo dejarme engañar” –dijo Leila, mientras estallaba en un llanto histérico- “El negocio ahora es mío, soy multimillonaria”.
Dijo a Adina, la abogada que tramitaba para llevar a cabo todos los actos de la herencia, de las propiedades.
Cuando se informo a los hijos de Vasile de su muerte y surgió que eran los herederos de Vasile, Leila no concebía que debiera darles ningún dinero a los jóvenes.
Adina le dijo que no se tranquilizara: “Sabes que yo conozco a muchos jueces, por lo que será fácil conseguir un veredicto a tu favor. Únicamente necesitamos a alguno de tus compatriotas que declare que tu ya eras muy rica en tu país, que tenías mucho dinero de tu padre y de tu madre. Si no podemos encontrarlos, no hay problema. Tengo a algunos conocidos y por un poco de dinero ellos dirán lo que queramos.
Leila no tenía contacto con los árabes, la mayor parte de los que había conocido en su país, la evitaban, ellos se habían dado cuenta que era peligrosa.
- Si quieres ayudarme –rogó a Adina- en mi escalera vive un vecino, que vive solo, sus hijos trabajan en el extranjero.
Creo que podemos agenciarnos del apartamento para nosotras.
Si trato de conquistarlo no tengo ninguna posibilidad.
Soy demasiado joven para él, podría dudar que quiera engañarlo, pero si tú te presentas como una rica extranjera, la reacción del hombre sería distinta.
- Claro que sí, voy a coger el abrigo del viejo y podemos echarlo a perder sin que nadie se dé cuenta. ¿Puedes presentarnos esta noche? –Le preguntó a Leila.
El señor Troiescu estaba encantado de conocer a una mujer árabe. El trató de hablara de literatura, música e historia, todo lo que sabía de la historia de Asia. Leila se mostró encantada cuando el hombre ingenuo pensó que conquistaría a las asiáticas con su inteligencia, sus conocimientos, como hombre culto que era.
- “Esta mujer es diferente a las otras –pensó el hombre alegremente.
Leila lo visitó a menudo en los siguientes días. Preparó el café y compro pasteles en una confitería turca, donde servía incesantemente sus licores árabes.
Son orientales, los he hecho yo misma, mi madre me enseñó a cocinar antes de casarme –explicaba la mujer.
El señor Troiescu estaba en el séptimo cielo, se enamoró locamente, estaba viviendo una segunda juventud. Pareciera como si nunca se habría enamorado, ni siquiera de su esposa.
Sin embargo, se sentía muy cansado, a menudo tenía palpitaciones y dificultad respiratoria.
- “¡La edad! Que se le va a hacer –se decía el hombrebuena suerte con Leila”.
- Debes tener un contrato firmado por el viejo hombre –le dijo Adina, la abogada- debes pedirle que firme un contrato de arrendamiento.
En los días siguientes, Leila lee propuso al viejo irse con él.
- Así podré cuidar mejor de ti y estaré constantemente contigo –le dijo la mujer, pero como no estamos casados, quiero que sea de una forma legal, nosotros firmamos un contrato de arrendamiento y no hay ningún problema.
La propuesta para unirse a Leila para siempre, después de pasar tanto tiempo solo desde la muerte de su mujer, además sus hijos habían marchado a trabajar al extranjero, le pareció tentadora. Habría podido hacer cualquier cosa por ello, pero sin embargo, ¿firmar un contrato de arrendamiento y nada más?, “la mujer me ama y es tan honesta y maravillosa” - le dijo al hombre feliz.
-Yo firmaré seguro –dijo Troiescu, mientras con el lapis esbozaba su nombre sobre el papel.
Al día siguiente el médico de urgencias certificaba la muerte del hombre. El corazón, la vejez por supuesto y las mujeres encontraron un inquilino para la casa del anciano.
- Me gusta –dijo Leila- ¿Conoces entre tus clientes a posibles víctimas? Yo no conozco a ningún otro anciano.
- En mi empresa de compraventa de viviendas vienen suficientes clientes, hoy me he encontrado con un oficial que estaba solo, pero el negocio está si puede ser su pareja, podemos hacer que se pierda –dijo la mujer.
Pronto Leila comenzó a encontrar solo víctimas en la iglesia. La mujer no respetaba a las personas y se comportaba con todos como reacción a sus patrones, del burdel árabe.
No amaba a su país de origen y en el que ahora vivía no le estaban dando muchos privilegios inmerecidos. La religion no tenía ningún significado para ella, pero ella fue quien trajo ventajas de que podría sacar el máximo provecho. En los servicios religiosos ella podía conocer muchos hombres.
Las mujeres obtuvieron mucho dinero después de los clientes y el negocio iba sin problemas. Llegaron pronto a ser multimillonarias, pero su avaricia crecía día a día, cada vez más. Era la diversificación y el coraje que las determine a encontrar incluso a viejos que vivían junto a sus hijos, como fue el caso del señor Ispas, el hijo de un médico, pero que recientemente había sufrido un accidente de helicóptero, siendo miembro de una tripulación SMURD. Leila pensó que el médico no iba a sobrevivir.
El señor Ispas, era el dueño de un apartamento en Bucarest y un hogar que había heredado en un pueblo de montaña.
- Organizamos un proyecto POSDRU y propondremos una colaboración en la granja del viejo. Así lo atraparemos de forma permanente, el no podrá escapar.
El hombre, estaba retirado, había sido profesor de historia, era presentable y distinguido. Tenía en él algo de la antigua dureza de las personas del antiguo “Securitate Comunista”, combinado con el engaño, la característica de los ganadores de esa época. Y este atrajo involuntariamente a
- Hay pocas posibilidades de que sobreviva –dijeron los médicos de la ambulancia.
Michael, cuando escucho la noticia, inmediatamente pidió que mandasen al paciente al hospital. De esta manera se podría garantizar el tratamiento más eficaz posible. Cuando el hizo los análisis médicos de su padre, descubrió que había sido envenenado. Comprendió todo lo que había ocurrido. “Leila es una mujer peligrosa” –le dijo a su padre, con la intención de romper la relación con la mujer, y prohibió que en el hospital la mujer pusiera un pie.
Leila espero en vano, las señales de vida del hombre, pero cuando vio que no había ninguna llamada, ella se consolo sola. “Gabriel escapo del accidente, pero mis licores han hecho daño en su cuerpo, lo destruirán, pronto lo llevaran a la tumba”.
Era la primera vez que su malvado plan no había tenido éxito, pero eso fue el principio del ocaso. Ella trato de llamar a Adina, la abogada, pero no la encontró en ninguna parte, ella había huido con su dinero y liquidado sus negocios.
-¿Qué voy a hacer? –Pensó Leila –soy tan pobre como cuando llegue a Rumania. No hay nadie que me ayude. Y fue cuando se dio cuenta de lo mal que se había portado con sus ex empleados, lo cruel que había sido con sus socios, los cuales habían terminado trágicamente. “De ninguna manera, mis compatriotas han logrado enriquecerse con estafas no con trabajo. Y yo ¿Por qué no? A mí nadie me engaña.

Cornelia Paun Heinzel

Cornelia Paun Heinzel

Cornelia Păun Heinzel is a romanien writer, journalist, member of International Press, professor Ph.D. in Robotics.
Ph. D. Cornelia Păun Heinzel debuted as a writer in the review "Asymetria" France and as poet in "AGERO Stuttgart" Germany, as collaborator of the magazine and Press Agencies' ACES OF ROMANIA "NURNBERG. She is a member of Press TRANSATLANTIC, of Union Hispanomondial of Writers and POETAS DEL MUNDO, writer and collaborator to reviews of USA, Canada, Ireland, New Zealand, Malaysia, France, Germany, India, Spain, Italy, Venezuela, Colombia, Chile, Bolivia, Argentina, Mexico, El Salvador, Peru, Albania, Australia, Portugal, Island, Denmark, Belgium, Romania.
She has published six books and over 200 articles, both in her country and abroad, including poems in French, German, Italian, Arabic, Turkish...
Cornelia Paun Heinzel

Latest posts by Cornelia Paun Heinzel (see all)

Read previous post:
Mermaid Cave Tonight by Robyn MacKinnon at Spillwords.com
Mermaid Cave Tonight

Mermaid Cave Tonight found poetry written by: Robyn MacKinnon @art_rat   Mermaid cave tonight Drinking coffee on the couch girl...

Close